El barrio Girón está ubicado en la margen derecha del río Pisuerga. Linda por el norte con el barrio de La Victoria, al oeste con la Ronda , y por el sur y por el este con Huerta del Rey. Tiene una extensión de 1,9 km2.
Fue proyectado en 1957 para 723 viviendas como una experiencia singular en el panorama de la vivienda pública de la ciudad, con una configuración morfológica de viviendas cerradas formadas por parcelas de casas unifamiliares y espacios públicos diseñados con voluntad urbana de configurar calles y plazas. El nombre se lo debe al entonces Ministro de Trabajo José Antonio Girón.

Las aceras, por lo general, están arboladas y bien cuidadas.
La arteria principal del barrio de Girón es la avenida de los Cerros, que atraviesa de este a oeste el barrio, y es la entrada y la salida más importante hacia el centro de la ciudad. Perpendicular a ésta se encuentra la avenida de las Contiendas, principal travesía en los tránsitos norte-sur.
En la zona norte hay una cierta actividad de desarrollo urbanístico, con nuevas promociones como “Las Cumbres”.
El barrio Girón es eminentemente residencial. No se encuentra ninguna industria relevante, y la actividad comercial se reduce a algunos establecimientos para cubrir las necesidades básicas. Hay dos centros educativos, el Instituto Politécnico Cristo Rey y el Colegio Público M. Teresa Íñigo de Toro, así como una zona destinada a uso deportivo.
La mayor parte de la extensión del barrio está ocupada por la zona verde del cerro de las Contiendas, área en donde se encuentra el nuevo Cementerio Municipal de Valladolid “Las Contiendas”.

Los Inicios

Los primeros pobladores del barrio tuvieron que luchar contra multitud de vicisitudes tales como la carencia de las más elementales necesidades: luz, agua potable, calles asfaltadas, transporte, servicios… y eran un proyecto las escuelas y la Iglesia.
Las peripecias sufridas para poder llegar hasta el barrio, cada día, desde el centro, tras la jornada laboral o escolar. Solamente el simple hecho de cruzar el río Pisuerga, cuando únicamente existían, por un extremo el Puente Mayor y por el otro el Colgante, era una auténtica odisea, hasta que años más tarde se hizo el de Poniente y una carretera, que aunque no era muy buena, servia de enlace en línea recta con el centro de la ciudad.

La Actualidad

Actualmente es de resaltar la evolución tan importante que ha tenido el Barrio Girón. Por un lado urbanísticamente no se parece en nada la actual situación (calles bien asfaltadas, jardines en calles y plazas, alumbrado público, etc.), a la primitiva urbanización del barrio.


En las viviendas cuya calidad de construcción fue ínfima, hoy se pueden ver una mayoría de viviendas muy arregladas y que nada tienen que envidiar a las del resto de la ciudad, con el máximo de comodidades y en su conjunto con un nivel aceptable de calidad de vida.

Fiestas del barrio

Las fiestas del barrio actualmente se celebran sobre el 20 de junio. En un principio se celebraban alrededor de la festividad de San Pío X, advocación de la iglesia del barrio, el día 21 de agosto.

La semana Santa en el Barrio Girón

Fotografía de la entrada a hombros del Santo Cristo Yacente en la iglesia de San Pío X

Durante cincuenta años la Cofradía del Santo Entierro junto con una pequeña representación de otras cofradías procesionó en Jueves Santo hasta la Iglesia Parroquial de San Pío X. Se trataba de una procesión nocturna y de una gran solemnidad, en la que sólo rompía el silencio de los cofrades, que portan farolillos, el sonido de las colas de éstos, las carracas y, cada poco, un bombo seco. Portaban la imagen del Santísimo Cristo Yacente, obra del escultor lucense Gregorio Fernández, introduciéndola a hombros en la iglesia del barrio sobre las 2:00 horas de la madrugada, donde se rezaba un tradicional miserere. El año 2015 la cofradía decidió reorientar la procesión de Jueves Santo, modificando su recorrido procesionando por las calles del centro de Valladolid.

Girón en la gran pantalla

La singular historia del barrio Girón, centrada en el recorrido particular a través del tiempo del Cine Castilla, ha sido relatada en una película documental, sirviéndose para ello de las experiencias de muchos de los vecinos del barrio.

“Scarlett en la calle del Olvido” es el título del film, fruto de la unión entre la productora “La industria visual” y la asociación cultural Rémora, mezcla de animación y realidad.

Ha sido presentado en la 56ª Semana Internacional de Cine de Valladolid, en su sección Work in progress.